Páginas vistas en total

domingo, 11 de marzo de 2012

Una acertada infidelidad

El recuerdo de la noche anterior no se borraría fácilmente de su cabeza, había sido realmente increíble, jamás había sentido nada parecido. Por fin había experimentado la dulce sensación de peligro tan característica de estos tipo de encuentros. Era algo que llevaba mucho tiempo queriendo hacer, no obstante, el miedo siempre solía ganarle la batalla a sus arduos deseos.
Sus sentimientos seguían a flor de piel, sus pensamientos giraban una y otra vez en la misma dirección, repasando cada segundo, cada gesto, cada palabra. Los besos y las caricias se habían presentado inesperadamente en el momento más oportuno, su ternura había conseguido abstraerle de la realidad y la simbiosis de sus cuerpos le había llevado a darse cuenta de lo equivocado que había estado durante todo este tiempo. Y es que él había estado creyendo que, en caso de llevar sus pretensiones a la práctica,  los remordimientos se apoderarían de su mente y le harían preso de sus propios secretos, sin embargo, ahora era consciente de que nada era cómo se había imaginado 
De haberlo sabido, no hubiese tardado tanto en asumir cualquiera de los riesgos que, en estos momentos, ya no parecían tener la más mínima importancia. No sabía cuándo volverían a verse, quizás eso no volvería a suceder, pero ya había sucedido.....y no se arrepentía.......




No hay comentarios:

Publicar un comentario