Páginas vistas en total

jueves, 24 de abril de 2014

Un refugio bajo la lluvia

Dicen que abril es el mes de la lluvia por excelencia, al menos eso decía un famoso refrán español. Pues bien, en tal situación se encontraban Marcos y alba, quienes habían decidido salir a pasar una tranquila tarde de domingo. El cielo estaba encapotado, gris, aunque este hecho no parecía suponer una verdadera amenaza para sus planes, sin embargo, pronto pudieron comprobar que no habían tomado la mejor decisión.
El primer atisbo de lo que sucedería a continuación vino de la mano del potente rayo que se encargó de iluminar la céntrica calle por la que paseaban. Las primeras gotas llegaron unos minutos después, sorprendiéndoles mientras contemplaban uno de los muchos escaparates de la zona. Marcos no había previsto la posibilidad de que la lluvia actuara a traición, lo que le llevó a agarrar la mano de Alba para  salir corriendo en dirección a casa. Debían apresurarse, las nubes parecían tener la necesidad de descargar su furia sobre ellos, no tenían tiempo que perder, la tormenta que se había desencadenado no tenía intención de ofrecerles una tregua. La rapidez de sus pasos provocó que, tras un desafortunado resbalón, Alba cayese al suelo y se manchase la ropa. Marcos le ayudó a levantarse y la llevó hasta un lugar en el que pudiesen protegerse del aguacero, y una vez allí, ambos se rieron de la cómica escena que habían protagonizado delante de decenas de viandantes. Alba respiró aliviada y quiso agradecerle su actuación con un beso interminable.
Esto ocurrió hace ya más de diez años, aún así, ellos continúan recordando el gracioso momento como algo especial, ese fue el día en el que se prometieron amor eterno, ese fue el día que no solo ellos consiguieron refugiarse, ese fue el día que sus corazones encontraron el mejor refugio posible.

lunes, 14 de abril de 2014

Rincones de ensueño

Me dispongo a aventurarme en un lugar en el que los sueños cobran vida y la imaginación se desata hasta cotas prácticamente inalcanzables. Reconozco que estoy algo nervioso, quién sabe qué aventura conseguirá atraer mi atención y me acompañará durante los próximos días.
Una vez dentro, Beatriz se acerca hasta mí y me saluda con una singular y sincera sonrisa, son demasiados años compartiendo y comentando las historias que tanto nos han entretenido.
Tras haberme dado la bienvenida, Beatriz se acerca hasta una estantería cercana y prosigue con el trabajo que estaba realizando antes de mi llegada. Sabe que me gusta elegir por mí mismo, no han sido pocas las ocasiones en las que ha tratado de hacerme alguna recomendación, no obstante, prefiero dejarme llevar por el momento y la intuición que tan buen resultado me ha dado hasta la fecha.
Después de unos minutos de incertidumbre, valoro las opciones que tengo ante mí y tomo una decisión que me llevará hasta un mundo nuevo, mágico y totalmente desconocido. No creáis que voy a tomar un vuelo hasta algún paraíso lejano o voy a ver una película que me sitúe durante un par de horas donde el director haya creído oportuno. Mis planes van mucho más allá, yo mismo seré parte de la historia, la viviré con intensidad, me pondré en la piel de los protagonistas y sentiré lo que ellos sienten. Ya me he decidido, ésta vez retrocederé unos siglos y conviviré con la sociedad de las época en un ambiente un tanto crispado.
Antes de abandonar el lugar en el que confluyen tantas y tantas historias, charlo con Beatriz sobre las últimas novedades recibidas  y ambos opinamos acerca de lo que las nuevas tecnologías están cambiando el sector. Espero que no se pierda esta cercanía y todos continuemos teniendo la posibilidad de disfrutar viendo, valorando y eligiendo entre la infinidad de opciones que este tipo de emplazamientos nos ofrecen.
 Ah, se me olvidaba invitaros a vivir esta experiencia, ¿queréis pasar?…Bienvenidos a la librería…


Dedicado a todos aquellos que luchan y transmiten su amor por las letras.