Páginas vistas en total

jueves, 31 de enero de 2013

¿Un relato corto casual o causal?

Aguardo su llegada durante un buen rato. Me encuentro sentado en un cómodo banco de madera, hecho que me parecería extraño si no estuviese en uno de los pintorescos lugares que suelo catalogar como inspiradores. Y lo considero así porque estos idóneos emplazamientos consiguen relajarme, al igual que su clima permite que  las ideas surjan por sí solas.
Sigo esperando, parece que hoy será uno de esos días en los que la inspiración parece tener mejores cosas que hacer, por lo que decido contentarme con observar  el paisaje y todo lo que sucede a mi alrededor. A lo lejos, un desconocido hombre de edad avanzada pasea lenta y silenciosamente. Tiene la mirada baja, reflexiva, y sus andares son más que pausados. No tardo en analizar sus planeados movimientos, de lo que deduzco que pronto pasará por mi lado.
A pesar de que suelo pasar desapercibido en este tipo de situaciones, he podido comprobar cómo su mirada se detenía sobre la imagen del grueso taco de folios blanco, los dos bolígrafos y el libro de Pablo Neruda que tengo a mi lado derecho. Sus gestos cambian radicalmente y, justo antes de preguntarme acerca de la obra del chileno, una arrugada sonrisa se dibuja en su cara y una grata sensación parece recorrer su cuerpo de pies a cabeza. Al parecer a él también le agradan los versos del conocido poeta, incluso llega a confesarme que estuvo escribiendo poesía durante algunos años influenciado por los trabajos de Neruda.
Tomando como punto de partida la opinión que ambos teníamos sobre este admirado escritor, finalmente hemos estado conversando largo y tendido acerca del panorama literario actual, escritores emergentes...y ya que estábamos sumergidos en estas cuestiones hemos aprovechado para realizar una comparativa de estas perspectivas actuales con las del pasado a través de sus bastos recuerdos, lo que puedo asegurar que me ha resultado gratamente interesante y gratificante.
Ha sido un encuentro casual, de eso no hay duda, aunque hay que admitir que la búsqueda de la inspiración, la cual me ha llevado a elegir este lugar, y la tenencia de la obra de Pablo Neruda han sido las causas por las que ha podido surgir la casualidad de dicho encuentro...

4 comentarios:

  1. Me encanta la refrescante causalidad de la casualidad de tu encuentro que, te ha hecho salir de la página en blanco para escribir este relato. Creo que abres una puerta a la filosofía y me gusta. ¿Te dije que escribes muy bien?

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Ana, ya sabes que valoro mucho tus opiniones... ;)

    ResponderEliminar
  3. Me encantó la sencillez y limpieza del relato. Me inspira a buscar la sencillez de lo cotidiano donde a veces suceden cosas mágicas.
    Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Gricelda. Un saludo. ;)

      Eliminar