Páginas vistas en total

jueves, 29 de marzo de 2012

Arrepentimiento tardío

Las gotas de lluvia caían incesantemente sobre su cabeza, sin embargo él continuaba caminando y pensando en lo que acababa de suceder.  No paraba de darle vueltas al asunto, pero ya no había nada que hacer. Había perdido la oportunidad de arreglar su situación y lo sabía.
Ahora sólo quedaba esperar e intentar olvidar los mágicos momentos que había vivido junto a ella, no había vuelta atrás. Tenía que cambiar, sino volvería a pasarle lo mismo y tendría que volver a arrepentirse de sus acciones.
Nada ni nadie podría devolverle la ilusión con la que él solía afrontar su vida, al menos de momento. La única opción para ello sería empezar de cero, tratando así de imaginar que el futuro todavía le tenía reservado algunas sorpresas…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario