Páginas vistas en total

viernes, 27 de enero de 2012

Luces en el cielo

Hay noches en las que realmente creo estar obsesionado con las estrellas. Las observo detenidamente, trato de dialogar con ellas, comparto mis sueños....
 Asimilo el firmamento como si de un lienzo cambiante se tratase, y a las propias estrellas como autoras y a la vez, parte de la obra. Ni el mejor de los pintores podría lograr atraer tanto mi atención, así que aprovecho para dejar volar mi mente y sumergirme en lo más profundo del universo.
Genero mil y una historias en torno a ellas: imagino cómo sería vivir sobre una de las irradiaentes figuras que se extienden por el oscuro cielo que las protege, sueño con convertirme en una estrella fugaz, invento mundos mágicos a su alrededor......
Estoy abstraído, casi hipnotizado. Decido volver a la realidad, no soy un iluso.....o al menos eso creo.......

2 comentarios:

  1. Comprendo lo que dices. A veces me hipnotiza algún satélite que interrumpe aquella calma aparente.

    ResponderEliminar
  2. Es hipnotizante.

    A veces voy buscando respuestas a preguntas que me hago, y... Aunque las respuestas no estén allí escritas, observar las estrellas me hace sentir bien conmigo misma, me relaja, me tranquiliza. Puede que las respuestas que busco no estén allí, pero mirar el cielo siempre me ha hecho sentir que mis preocupaciones son insignificantes en comparación con todo hay a mi alrededor. Que no merece la pena angustiarse tanto por algo cuando existen tantas cosas buenas y bellas a nuestro alrededor.

    ResponderEliminar