Páginas vistas en total

domingo, 19 de febrero de 2012

Muchos y.....¿mejores cambios?

Como un niño con un juguete nuevo entre sus manos, me  dirigí hasta la oficina de correos con el fin de dejar el sobre en alguno de los buzones preparados para ello. Ni siquiera recordaba cuando había sido la última vez que le había enviado una carta a un amigo, eso sí, recordaba perfectamente la ilusión que a mi me provocaba recibir uno de ellas.
Palabras y más palabras, tinta y más tinta........unidas entre sí para expresar amistad, amor, cariño, buenos deseos.....cualquier cosa que sintiéramos o necesitásemos decir tenía cabida en un el pequeño y reducido lienzo que representaba una hoja de papel. Nada era comprable a la sensación de recibir uno de estos regalos que conseguían alegrarnos la vista y, generalmente, los sentimientos.
Por este motivo no puedo entender cómo, a día de hoy,  preferimos la comodidad y rapidez de un correo electrónico ante la profundidad y dedicación de las palabras escritas. Lo novedoso podrá ser más eficaz, pero...¿consigue transmitir y conducir los sentimientos de la misma manera?.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario