Páginas vistas en total

lunes, 16 de julio de 2012

Tú tienes el control

Él nunca se hubiese esperado que todo acabase de un día para otro. Al parecer las continuas discusiones y desconfianzas generadas por su fuerte y alocado carácter eran motivo suficiente para terminar con algo que siempre estuvo destinado al fracaso. Habían sido muchas las oportunidades que ella le había dado con el fin de que éste demostrase que, aunque fuera lenta y sosegadamente, los cambios en su actitud llegarían motivados por los momentos tan especiales que habían vivido en los últimos meses.
Pero nada de esto había sucedido, provocando que su paciencia tocase fondo y la ilusión fuese evaporándose a cada segundo que pasaba. Él no había hecho nada para remediarlo, no obstante, esto no significaba que ella no fuese la mujer a las que más había amado durante toda su vida. No era la primera vez que su despreocupada personalidad le jugaba una mala pasada, pero esta vez había ido demasiado lejos.
Tenía que cambiar, detalle que no era algo nuevo, sin embargo, su constante dejadez potenciaba que de una forma innata se olvidara o desentendiera de cambiar su manera de actuar y afrontar la realidad. Y esta situación había terminado adaptándose en su ámbito laboral, familiar, emocional y sentimental, lo que lo había transformado en una persona totalmente distinta de la que realmente era.
¿Continuaría así mucho tiempo? Sólo el podía saberlo.....

4 comentarios:

  1. Hola muy buenas Guille! una pregunta, este relato está basado en alguna experiencia tuya? o solo es imaginación? Lo digo puesto que los escritores acostumbran normalmente a escribir acerca de aquello que sabe, de aquello que siente y quiere soltarlo. Por cierto, me encantaría poder leer la continuación por así decirlo del texto, porque yo estoy viviendo una etapa similar en mi relación y ''¿continuaría así mucho tiempo?'' aunque solo sea una opinión o imaginación, tu qué crees?... un saludo

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Gabriel! A decir verdad cada uno de mis relatos representa un sueño, una imagen, una sensación, una injusticia, una visión....
    Siento comunicarte que no hay continuación de texto en cuestión, así que he de decirte que te deseo lo mejor en cualquiera de tus propósitos, tanto profesionales como personales.
    ;)

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hola chicos, perdonad por meterse donde no me llaman:) pero yo creo que la continuación de este relato está “cifrada” en el titulo:) Suerte Guillermo y mucha control!!

    ResponderEliminar