Páginas vistas en total

sábado, 29 de octubre de 2011

La despedida

Apenas quedan cinco minutos para que la agujas del reloj marquen las cinco de la tarde y mi corazón se acelera a cada momento que pasa. Miro al cielo y compruebo que está totalmente encapotado, como si arriba ya estuvieran preparando su pronta llegada.
Agacho la mirada buscando algún gesto de complicidad que me tranquilice, pero lo único que consigo con ello es volver a la cruda realidad. Nunca podría describir cómo me siento en estos momentos, no puedo dejar de repetirme que no es justo….
No quiero aceptar lo que está ocurriendo, así que cierro los ojos deseando que todo sea un sueño, o mejor dicho, una pesadilla. Debo ser fuerte, sin embargo, también soy consciente de que tarde o temprano me acabaré derrumbando. Demasiadas emociones vividas tan intensa e íntimamente, demasiados recuerdos que abordan y consiguen bloquear mi mente por momentos.
Recorro un largo y luminoso pasillo por el que transitan multitud de amigos, familiares, compañeros…todos con el mismo fin….darte la despedida que te mereces….

2 comentarios:

  1. Nunca mejor expresado lo que sentimos en ese momento, gracias Guille por poner las palabras mas que adecuadas a ese durísimo momento. Te quiero.

    ResponderEliminar
  2. Parece que al despedirse uno con letras es mas sutil... Permane entre ellas. Gracias.

    ResponderEliminar