Páginas vistas en total

sábado, 30 de marzo de 2013

Manifiesto de amor


Entrelacé tu alma con mi destino con el objetivo de buscar el ímpetu que tanto reflotaba las experiencias que, sumergidas en el desafortunado pasado, emergían ante tu figura. Investigué tu instinto, emborraché y alimenté mis ilusiones con el licor de tus besos y me entretuve soñando con tu silueta. Condicioné tus impresiones con dulces y tiernos susurros que lograban manejar tus movimientos a su antojo.
Desperté cautivado por tus encantos, distrayendo mis pupilas con la visualización de tus facciones. Volé por los abismos que tus preocupaciones conseguían provocar a nuestro alrededor y aprendí a convivir con las incertidumbres que tanto llegaban a inquietarte. Sentí como tu sola presencia enmudecía mis pensamientos y los conducía hacia su propio terreno.
Comprobé que nuestras ilusiones saldaban sus diferencias con los infortunios ocasionales que rara vez desdibujaban la sonrisa que tus sensuales labios se encargaban de trazar en tu rostro. Deseé que el roce de tu piel perpetuara las largas noches de invierno. Afiancé la intriga con desavenencias personales que frecuentemente resolvía con generosas promesas o profundas declaraciones.
Aguardé tus inesperadas visitas con una emoción quizás desmesurada, quizás soñada. Noté como tu incomparable compañía se desvanecía entre los atisbos de confusión que siempre tratamos de mantener ocultos. Me atormenté imaginando una vida sin ti…

3 comentarios:

  1. Excelente Guillermo, sentimientos profundos condensados y con un resultado magnífico. Una cosa sí: esos "como" llevan tilde. Aparte de eso, aclamación.

    ResponderEliminar
  2. Amazing!!! Soy adicta a la lectura, ojala pudiera expresar mis sentimientos asi como lo haces tu.
    Mis mas sinceros respectos por tus escritos..
    Alina

    ResponderEliminar