Páginas vistas en total

miércoles, 9 de mayo de 2012

Una pausa requerida


La máquina de escribir descansaba de su constante actividad, la tinta de mi estilográfica se había secado sin que yo ni siquiera pudiera darme cuenta y la montaña de papeles acumulada sobre la mesa parecía no tener ninguna prisa por desaparecer de allí.
En aquel lugar podía respirarse la calma que recientemente se había asentado en cada rincón, una calma que más que buscada se había convertido en necesaria. Y si esto no hubiese ocurrido, la rutina y la monotonía hubieran terminando estableciéndose en mis pensamientos de tal manera que me hubiese resultado prácticamente imposible haberme deshecho de ellas.
Es momento de despejar la mente, no presionarla, dejarla libre, permitirle que vuele…..y todo esto terminará provocando una tranquilidad total. El único inconveniente de este método es la pérdida de la constancia que esta situación podría acarrear, sin embargo, puedo decir, por experiencia propia, que esta es la mejor manera de reencontrarse con la ilusión, la inspiración y los sentimientos olvidados.
Descansa tu mente, tu cuerpo no es el único elemento que necesita descanso……

No hay comentarios:

Publicar un comentario