Páginas vistas en total

jueves, 27 de septiembre de 2012

Y tras la noche....

El amanecer trajo consigo el despertar, que a su vez trajo consigo los primeros besos del día. La complicidad, por su parte, se resistía a abandonar la habitación en uno de sus frecuentes alardes de pasión. A continuación llegaron las caricias, muy emocionadas antes el panorama que comenzaba a vislumbrarse en aquella acogedora habitación. Mientras, el incomparable marco sensual trataba de hacernos sentir, imaginar, desear....generando en nuestro interior una sensación tan intensa y placentera....
La temperatura subía irremediablemente, tratando de propiciar que todo fuese mucho más rápido, sin embargo, nuestro interés por disfrutar del momento impidió que ésta consiguiera su propósito. Aún quedaba mucho por compartir y disfrutar, así que decidimos no adelantarnos a los acontecimientos. Todo transcurriría lentamente, o al menos esa era nuestra intención...
Nuestros pensamientos parecían haberse perdido entre las múltiples emociones provocadas por el continuo roce de nuestra piel. El control y la serenidad no tenían cabida entre las sábanas, lo que hizo que la situación se volviese totalmente irresistible para los dos. Ambos queríamos ir mas allá, nuestra respiración se aceleraba a cada segundo que pasaba...no había marcha atrás....



No hay comentarios:

Publicar un comentario